Pieza destacada del METCAN en diciembre

capilla-domiciliaria

La religiosidad popular tiene en las capillas domiciliarias o portátiles una de sus manifestaciones más brillantes, habida cuenta de que una de las señas de identidad del pueblo cristiano es el profesar veneración hacia las imágenes. Se trata de una práctica que, posiblemente, tenga sus orígenes en la actividad evangelizadora que la orden franciscana llevó a cabo en el entonces recién descubierto continente americano (Manzanares y Gallego, 2009: 7), dada la posibilidad que ofrecía para su transporte el pequeño tamaño de las mismas. No obstante, fueron la Contrarreforma y la consecuente reacción al Protestantismo las corrientes que auspiciaron instantáneamente la difusión y consolidación de esta práctica.

Esta costumbre, que se consideraba favorecía la protección del hogar, cumplía otros objetivos, como eran difundir la fe cristiana e incrementar la devoción; popularizar ciertas imágenes y fomentar un entorno familiar cristiano, uniendo en la oración y en la piedad a sus miembros e, incluso, a los vecinos, además de recaudar fondos para la parroquia. En este sentido, cabe señalar que ningún otro objeto podía completar la devoción particular de manera tan perfecta como las capillas domiciliarias, más aún si se tiene en cuenta que no todas las familias podían contar en sus casas con imágenes. Así, frente a las residencias más pudientes, que tenían sus propios espacios de culto, de mayores proporciones y calidad artística, las más humildes se beneficiaban del tránsito de estas representaciones, disfrutando de su presencia para darles culto de forma particular e íntima.

Tradicionalmente, las capillas domiciliarias se componían de una caja o urna de madera en la que se incluía la imagen, en función de advocaciones diversas, la relación de treinta fieles y una hucha para depositar las limosnas; en ocasiones, la acompañaba un libro de oraciones, o bien una oración que se incluía en una de sus puertas. Estaban primorosamente labradas y destacaba su delicada decoración, muy en sintonía con el estilo gótico francés, que se trabaja como si se tratara de un auténtico altar o de las hornacinas de un retablo.

El ritual asociado a esta tradición consistía en lo siguiente. El traslado se realizaba por la tarde-noche, de modo que todos los miembros de la familia se encontraran en casa, al son del toque de campanilla. Al ser entregada, se decía “Ave María Purísima” y quienes la recibían respondían “sin pecado concebida”. Entonces se colocaba en un lugar destacado, sobre un mantelito en una mesa bien visible. Se abrían las dos puertas y el frontón, se la rodeaba de velas y se procedía a realizar la oración de recibimiento, así como las propias de la advocación de la capilla; también era el momento de rezar en torno a ella el Santo Rosario. Pasadas 24 horas, y antes de que el pequeño de la casa procediera al traslado de la imagen, todos los presentes se despedían de ella hasta el siguiente mes con varias oraciones y, como ofrenda de agradecimiento, depositaban unas monedas en la ranura habilitada para ello en la base de la capilla.

Este tipo de prácticas perviven aún en la actualidad, en diferentes localizaciones de Centroeuropa, Hispanoamérica y España, gracias a la labor desarrollada por las llamadas celadoras y los coros. Existe una mujer que es responsable de la capilla en todo momento: se encarga de buscar a las vecinas que van a recibirla en sus domicilios, así como de revisar y renovar esa lista si hiciera falta; de limpiarla y prepararla y, en caso de que no llegue a su destino, de buscarla para que continúe el tránsito establecido. Además, recogen el dinero y lo llevan a la parroquia para invertirlo en un fin determinado. De este modo, resultan evidentes la implicación y la importancia de la mujer en la pervivencia de esta tradición, transmitida de generación en generación.

La capilla domiciliaria que se presenta, en esta ocasión, como pieza del mes, se compone de dos elementos. Por un lado, se encuentra el contenedor, una hornacina de madera con puerta frontal de doble hoja; en la parte superior, sendas bisagras facilitan la incorporación de un frontón triangular o gablete móvil, que se decora con una estilizada forma vegetal (trébol) calada en el tímpano y una cruz griega en el remate. Por otro lado, y enmarcado por un arco trilobulado, se presenta la imagen de escayola policromada de la Virgen Milagrosa, iconografía que tiene su origen en las apariciones marianas de la monja francesa Catherine Labouré (1806-1876), canonizada por Pío XII (1876-1958) en 1947. Sobre un basamento poligonal y un pedestal semiesférico que simula el globo terráqueo, y en el que se incluye la representación de una serpiente como símbolo del pecado, aparece la esbelta figura ligeramente escorzada. Se presenta ataviada con una túnica de color marfil ceñida a la cintura, un manto azul celeste que cae sobre sus brazos y velada y tocada por una corona. Penden de sus manos dos piezas metálicas doradas que simulan los rayos del sol, representativos de las gracias concedidas al orbe cristiano.

Número de inventario: CE00622.

Ubicación: Casona de Velarde / Planta Baja / Cocina / Pared 2.

Clasificación genérica: objetos religiosos, carpintería, escultura, imágenes y retablos.

Objeto: capilla domiciliaria.

Autor / Taller: desconocido.

Materia: madera, metal y escayola.

Técnica: ensamblaje, escultura, forja, modelado, pintado, tallado.

Dimensiones: 43 cm de altura, 20 cm de anchura y 16 cm de grosor.

Iconografía: motivos religiosos, motivos geométricos, motivos vegetales, motivos animales.

Contexto cultural: Edad Contemporánea.

Datación: 1900 = 2000

Uso / Función: facilitar el culto de forma particular e íntima en el domicilio.

Forma de ingreso: donación.

Lugar adquisición: Novales.

Fecha de ingreso: 18/12/1993

Bibliografía:

ÁLVAREZ, Carlos; BUXÓ, María Jesús y RODRÍGUEZ, Salvador: La religiosidad popular, Anthropos, Barcelona, 1989.

MANZANARES, María José y GALLEGO, Rosario: Religiosidad popular: capillas domiciliarias, Patronato Municipal de Cultura, Alcázar de San Juan, 2009.

MANTECÓN, Tomás Antonio: Contrarreforma y religiosidad popular en Cantabria: las cofradías religiosas, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cantabria, Santander, 1990.

MONTESINO, Antonio y ROSCALES, Mary: Rezar, cantar, comer, bailar: rito, religión, símbolo y proceso social, Límite, Santander, 2004.

Ya está aquí el Festival Navideño

451964425_161220169229

Aquí tienes toda la programación del Festival Navideño de Camargo:

PARQUE INFANTIL DE NAVIDAD

  • Talleres infantiles, hinchables, juegos, etc. en la CARPA NAVIDEÑA instalada en la Plaza de la Constitución. Del 27 de diciembre 2016 al 4 de enero 2017, abierto todos los días, excepto 1 de enero.
  • Horarios: De 12.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 (excepto el 31 de diciembre que será de 12.00 a 14.00)

MARTES 27 DICIEMBRE

Circo de los niños, artistas infantiles de circo y un clown-animador nos llevarán de nuevo al mundo de los malabares y a la magia del circo ruso.

MIÉRCOLES 28 DICIEMBRE

GARMA, concierto didáctico de la banda cántabra que nos llevará a recorrer el mundo a través de las danzas e instrumentos populares.

JUEVES 29 DICIEMBRE

El Comediante, malabares, equilibrios y mucha diversión con la COMPAÑÍA KICIRKE.

A las 20.00 horas en el Centro Cultural La Vidriera, el GRUPO DE TEATRO GENOZ de Cacicedo presenta la obra Un mal día, comedia de enredo, dinámica y divertida. Dirige: PILAR BURGOS.

VIERNES 30 DICIEMBRE
  • Actuación de los alumnos del TALLER DE DANZA DEL CENTRO CULTURAL LA VIDRIERA.
  • MAGO MARSEL con su espectáculo Magias Potagias, magia cómica y participativa para toda la familia.
SÁBADO 31 DICIEMBRE

Parque infantil de 12.00 a 14.00 horas

LUNES 2 ENERO

Navidad con Dantea, con alumnos de la ESCUELA DE DANZA Y TEATRO DANTEA.

MARTES 3 ENERO

El Teatro de Karabás: la COMPAÑÍA DE TEATRO PLUS de Bulgaria nos presenta este espectáculo de teatro de títeres y actores.

MIÉRCOLES 4 ENERO

Quijotadas: BAMBALÚA TEATRO trae a Camargo la versión del clásico de la literatura universal pero en clave de humor.

JUEVES 5 ENERO

Recepción de Sus Majestades los Reyes Magos, que llegarán a la carpa tras la Cabalgata de Reyes Municipal que recorrerá las calles de Maliaño y Muriedas.

Talleres infantiles en el Museo Etnográfico

10-cartel_talleres-cuentos-de-navidad

Del 27 al 30 de diciembre se celebrarán en el Museo Etnográfico de Cantabria en Muriedas unos talleres infantiles en los que se trabajarán diversos cuentos:

Jana y su muñeca. Este cuento es una adaptación de una leyenda brasileña. Nuestro personaje, Jana es una niña que vive en Cantabria y que tiene una muñeca que es una panoja. A través del cuento se verá el papel tan importante que tuvo en nuestra Comunidad el cultivo del maíz: la deshoja, la molienda, la alimentación para las personas y animales, los jergones, los garajos, las muñecas…
El cuento se narra colgando de una cuerda las diferentes escenas del mismo. Las láminas se sujetarán a la cuerda con pinzas de madera.
Después del cuento deshojaremos el maíz como se hacía antaño y cada niño elaborara una muñeca con una panoja como la que tenía Jana.

La gaita que a todos hacía bailar. Es una adaptación del cuento cántabro recogido por Jesús Preciado. En él aparace el oficio de pastor y por ellos comenzamos el cuento conociendo la sala donde están expuestos los objetos de los pastores y de los sarrujanes: la berrona, el colador, la escudilla, la zapita, el pito.
La historia se narra a través de piedras (cantos de río), donde están dibujadas las escenas del cuento.
El taller se cierra con juegos tradicionales cántabros: lapita, el calvo…

Cuento de Navidad. Este clásico de Dickens es la excusa perfecta para hablar de la Navidad, de las reuniones familiares en torno a la mesa y de la gastronomía típica de estas fiestas. Será la cocina el escenario de este cuento, cómo lo hacían los niños de épocas pasadas; además conocerá el mobiliario y los útiles domésticos de otros tiempos.
El cuento se narra con teatrillo de papel y para cerrar la jornada, los niños realizarán un taller de manualidades con materiales reciclados en el que elaboraban adornos navideños para decorar sus hogares.

La vendedora de fósforos. Este cuento es de Hans Christian Andersen, nos sitúa en una época de la historia en que la que no existía electricidad ni en las casas ni en las calles. La única forma de iluminarse eran los candiles y los faroles y la única forma de calentarse eran los fogones de las casas. Partiendo de la cocina del Museo veremos la forma de vivir de nuestros antepasados que era muy similar al de la época del cuento. Se narra el cuento a través de marionetas.
El taller termina con juegos de mesa, juegos de familia para recuperar esa tradición de las fiestas navideñas.

Edades de 4 a 12 años

Nº de participantes 15

Plazo de reserva: del 12 al 19 de diciembre

Teléfono: 942 251 347

Email: metcan@cantabria.es

XXV Campaña de repoblación forestal

549224467_15122011133141

Del 15 de diciembre 2016 al 16 de enero 2017 (ambos inclusive) todos los vecinos pueden pedir árboles y arbustos dentro de la XXV Campaña de repoblación forestal.

El procedimiento para solicitarlos será:

– a través de la página web del Ayuntamiento de Camargo, http://www.aytocamargo.es, mediante un formulario diseñado específicamente para esta campaña o bien
– mediante llamada telefónica al 942251400 (Centralita del Ayuntamiento de Camargo).

En ambos casos deben cumplirse los siguientes requisitos:

1º/ Estar empadronado en uno de los 8 pueblos del Ayuntamiento de Camargo.
2º/ Facilitar los siguientes datos personales: Nombre y apellidos; Numero del DNI o Pasaporte; Dirección completa; Correo electrónico; y Teléfono de contacto (móvil ó fijo).

Los árboles solicitados se entregarán el viernes 17 de febrero de 2017, en la pista de Petanca del Parque de Cros de Maliaño, como oportunamente se recordará con suficiente antelación.
De las especies autóctonas se podrán pedir un máximo de 9 árboles en total. Aparte, puede solicitarse 1 árbol frutal de entre los tres que se ofrecen (manzano, cerezo o peral)

Charla sobre el Camino de Santiago por Camargo

b79a586e3039c42bed28cfcfbb76ee0d_xl-1

La Asociación Genoz, dentro de su ciclo cultural, propone para el sábado 3 de dicimbre una charla acerca del Camino de Santiago del Norte y más concretamente en el tramo Güemes-Camargo. La cita tendrá lugar a las 19 h en la Casa de Cultura Francisco Díez Díez en Cacicedo.

La nodriza pasiega, pieza destacada de noviembre

fd04942-nodriza-de-josefina-barreda-jpg

La pieza del mes es una fotografía digitalizada realizada por Benjamín en Santander, en el que aparece una nodriza con su vestimenta junto a un niño.

Culturalmente, la figura de la nodriza o el ama de cría ha existido desde hace mucho tiempo en nuestra sociedad y casi siempre ha estado ligada a la Casa Real y a las familias adineradas.

Bien es cierto que, aunque hay vestigios anteriores de representaciones de nodrizas pasiegas en la corte, como la que podemos encontrar en el cartón pintado de Tiépolo “La nodriza y los soldados” datado en la segunda mitad del siglo XVIII, la importancia de este personaje en nuestras tierras y la fama que adquiere, no se popularizó hasta 1830 cuando el rey Fernando VII ordena personalmente la búsqueda de una nodriza y un ama de retén (1) para su hija Isabel, “exclusivamente de Santander y su provincia”. El prestigio y popularidad de las pasiegas junto con su singularidad, por el hecho de ser seleccionadas de esta zona del Valle del Pas, surge a partir de este periodo.

Y como todo lo que realiza la Casa Real, la nobleza y la alta burguesía lo intentan imitar por tratarse de un signo de riqueza y de poder, empezando ellos también a requerir los servicios de las amas originarias pasiegas. La figura de la nodriza en las casas más pudientes estaba ya arraigada en el siglo XIX y será en esta época, cuando la figura de la nodriza o ama de cría pasiega se impone ante otras como las burgalesas, manchegas, madrileñas, etc., que eran las que anteriormente solían estar ligadas a la Casa Real para este menester.

Para la selección de las nodrizas, no sólo bastaba con pertenecer a la zona de los Valles Pasiegos o ser de la entonces “provincia de Santander”; aparte de este requisito preferente, el ama tenía que pasar dos controles bastante exhaustivos: el primero, en relación a su salud y complexión; y el segundo, en lo referente a su moralidad, buenos modales y ser cristiana. El primer aspecto, lo examinaba un médico y de la segunda parte se encargaba generalmente el cura del pueblo expidiendo un documento certificando esta parte indispensable requerida para ser nodriza. Y ya por último, el marido tenía que dar el consentimiento para que la mujer pudiese desempeñar dicha función y marchar del hogar familiar  unos dos o tres años, aproximadamente, para poder amamantar y criar al retoño de la familia para la que había sido contratada y mejorar así la renta familiar.

La reputación que tenía la pasiega, en parte se debía a que las características que se buscaban para el desempeño de esta función eran habituales en su naturaleza. Robustas, ojos oscuros, sanas, con el marido trabajando en el campo, no tener enfermedades de la piel, haber criado sano al menos a un primer hijo…, eran solo algunas de las propiedades que se buscaban en ellas.

En cuanto a la vestimenta de las nodrizas, en esta época, se impone el traje típico pasiego como uniforme, con sus característicos aderezos y corte de las telas originarias de esta región como signo distintivo en la sociedad, que iban siendo modificados acorde a las modas del momento, pero siempre manteniendo la esencia original del traje pasiego.

Visitas teatrales al colegio Agapito Cagiga

 

 

El Colegio Agapito Cagiga de Revilla celebra  sus 90 años de existencia con actividades llamativas y destacadas en las que participarán los escolares del valle. Así, el lunes 14 de noviembre recibirán la visita teatralizada de su fundador Don Agapito Cagiga y la del rey Alfonso XIII, como acto conmemorataivo de la fecha en la que el  rey le nombró Conde de Revilla de Camargo.

El colegio ya celebró el pasado año otros actos para conmemorar esta efeméride en el marco de su semana cultural con una exposición de fotos antiguas, visitas de antiguos alumnos de más de 65 años o la de la maestra Doña Jesusa con más de 90 y que impartió clase a muchas generaciones de alumnos.

 

El actor camargués Fernando Rebanal interpretará al rey Alfonso XIII y estará acompañado de la Asociación Torre Alvarado de Heras.

Fuente:  www.radiocamargo.es